by Abril Albarrán c)

4 de agosto de 2011

Netzahualcoyotl

Soberano chichimeca de Texcoco (1402 - 1472). Hijo de Extlilxóchitl, sexto señor de los chichimecas, y de Matlalcihuatzin, hija de Huitzilíhuitl, segundo señor de Tenochtitlan. Este príncipe recibió una educación muy completa, dirigida a permitirle gobernar a su pueblo con valentía y sabiduría; una vez que hubo recuperado el trono, demostró toda su sapiencia en el campo de las ciencias, las artes y la literatura. Así, su amplia formación intelectual se traducía en una elevada sensibilidad estética y en un gran amor por la naturaleza, que quedaron reflejados no sólo en la arquitectura de la ciudad, sino también en sus manifestaciones poéticas y filosóficas.

Pensamiento


¿Es que en verdad se vive aquí en la tierra?
!No para siempre aquí!
Un momento en la tierra,
si es de jade se hace astillas,
si es de oro se destruye,
si es plumaje de ketzalli se rasga,
!No para siempre aquí!
Un momento en la tierra.



Alegraos (nahuatl)


Ica xon ahuiyacan ihuinti xochitli,

tomac mani.

Ma on te ya aquiloto

xochicozquitl.

In toquiap-pancaxochiuh,

tla celia xochitli,

cueponia xochitli.

Oncan nemi tototl,

chachalaca, tlatohua,

hual on quimati teotl ichan.

Zaniyo in toxochiuh

ica tonahuiyacan.

Zaniyo in cuicatl

ica on pupulihui in amotlaocol.

In tepilhuan ica yehua,

amelel on qiza.

Quiyocoya in Ipalnemohua,

qui ya hual temohuiya

moyocoyatzin,

in ayahauilo xochitli,

ica yehua amelel on quiza.



(traducción)


Alegraos con las flores que embriagan,

las que están en vuestras manos.

Que sean puestos ya

los collares de flores.

Nuestras flores del tiempo de lluvia,

fragantes flores,

abren ya sus corolas.

Por allí anda el ave,

parlotea y canta,

viene a conocer la casa del dios.

Sólo con nuestras flores

nos alegramos.

Sólo con nuestros cantos

perece vuestra tristeza.

Oh señores, con esto,

vuestro disgusto se disipa.

Las inventa el Dador de la vida,

las ha hecho descender

el inventor de sí mismo,

flores placenteras,

con esto vuestro disgusto se disipa.


(Los textos fueron tomados del Ómnibus de poesía mexicana de Gabriel Zaid, Siglo Veintiuno Editores)

No hay comentarios.: